Cambio de líquido de frenos de tu moto

Get Adobe Flash player

 

Dado que el líquido de frenos absorbe humedad con el tiempo necesita cambiarse para asegurar que retenga sus propiedades y para prevenir que las partes mecánicas se desgasten. Drenar el líquido de frenos es una operación riesgosa si no se realiza de forma adecuada, ya que se pueden meter burbujas y aire en el circuito. Debés ser cuidadoso porque el líquido de frenos es altamente corrosivo. Es una buena idea proteger los componentes con los cuales pueda tener contacto.  

El manual de servicio del fabricante te dirá con qué frecuencia deberás revisar el nivel y con qué frecuencia lo debés reemplazar. Como regla general, el nivel del líquido de freno debe revisarse cada 100 km o cada mes y debe cambiarse cada dos años.

Antes de iniciar

  • El manual de servicio del fabricante te dirá qué tipo de líquido de freno deberás usar y te mostrará dónde se ubica el contenedor.

Pasos a seguir para cambiar el líquido de freno de tu moto

  • Colocá tu moto sobre su base para que se pueda parar y asegurate de que esté en una superficie estable y horizontal. Incliná el manubrio para que el contenedor del líquido de frenos esté tan horizontal como sea posible.
  • Tené listo el líquido de frenos recomendado, un contenedor para el aceite usado y un juego de herramientas estándar.
  • Desatornillá para poder abrir el contenedor del líquido de frenos (también conocido como la reserva del cilindro principal).
  • Localizá el receptor. El receptor tiene un desagüe, en posición alta, para evacuar las burbujas de aire.
  • Remové la tapa del drenaje e instalá la varilla en el tornillo del drenaje. Colocá esta varilla en el contenedor para retirar el líquido usado.
  • Remové parte del líquido de frenos de la reserva del cilindro principal pero asegurándote de dejar un poco para que el aire no entre en el circuito.
  • Utilizá una jeringa para inyectar un poco de líquido nuevo en el depósito.
  • Apretá y soltá la palanca de freno tres veces consecutivas. Luego, accioná la palanca de freno una vez más y mantenela. Desatornillá ligeramente el tornillo del drenaje. Lentamente soltá el freno y observá el fluido retirarse de la varilla/tubería. A continuación, apretá el tornillo de drenaje antes de soltar el mando.
  • Repetí esta acción hasta tanto aparezca el nuevo líquido en la varilla/tubería, sin ninguna burbuja de aire. Nota: cada vez que realices una operación recordá colocar nuevo fluido en el depósito para asegurar que el aire no ingrese. Una vez que el proceso esté completo apretá el tornillo de drenaje, colocá líquido nuevo en la reserva del cilindro principal sin exceder el marcador y luego enroscá la tapa nuevamente.