¿Cómo limpiar el refrigerante?

 

Get Adobe Flash player

Através del tiempo, el refrigerante pierde sus propiedades. Como regla general debe cambiarse cada 60,000 km o cada 2 a 4 años (consultá tu manual de servicios para las recomendaciones del fabricante). Nota importante: los refrigerantes son tóxicos. 

 

Antes de realizar cualquier operación asegurate tener un envase apropiado y un par de guantes para reciclar estos líquidos. Cambiar el refrigerante en sus sistema de enfriamiento es algo que podés hacer vos mismo si tenés cierta experiencia técnica en mecánica automotriz. Recomendamos, sin embargo, que lo realice un mecánico. Si deseás hacerlo vos, a continuación te indicamos el procedimiento:

Pasos a seguir para limpiar refrigerante:

  • El refrigerante sólo debe cambiarse cuando el motor esté frío, es decir, cuando ha estado apagado por varias horas.
  • Consultá tu manual de servicio para conocer dónde se ubica el circuito de refrigerante y el tapón de llenado. Conocé donde se encuentra la tapa de drenaje del radiador. 
  • Abrí la tapa de llenado del contenedor para drenar el circuito de forma óptima.
  • Posicioná la vasija de recibo bajo el tapón de drenaje en el fondo del radiador. Luego abrí la válvula para que todo el líquido pueda drenarse.

Precaución: el refrigerante no debe desecharse por el drenaje o en el sistema de desagüe, sino que debe llevarse a un lugar apropiado como un garaje o un área de recolección de desechos. 

  • Te recomendamos que esperes 30 minutos para que el circuito drene por completo.
  • Colocá nuevamente la tapa del drenaje del radiador y luego vertí refrigerante en el circuito de enfriamiento vía la tapa de llenado. Debés utilizar 5 litros de líquido o más, dependiendo del vehículo.
  • Habrá aire en el circuito por lo que necesitarás agregar refrigerante de forma gradual. Continuá agregando refrigerante hasta que el nivel de líquido se encuentre entre los indicadores de mínimo y máximo.
  • Prendé el motor. Dejá el vehículo en punto muerto. Si querés, podés encender el calentador al máximo para permitir que el nuevo líquido circule alrededor de todo el circuito. 
  • Apagá el motor y revisá el nivel de líquido. Agregá más de ser necesario y luego repetí la operación previa hasta que se estabilice el nivel. 
  • Revisá el nivel de refrigerante nuevamente unos días después que lo ha rellenado.